CBSN

El Ingeniero Carlos Slim Helú, advierte en conferencia de prensa que cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México sería cancelar el crecimiento de México.

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México no sólo es la obra de infraestructura más importante para el país en los últimos años, para el presidente vitalicio de Grupo Carso, el ingeniero Carlos Slim, representa la carta de presentación de México ante el mundo y un detonador de inversión nunca antes visto.

"Lo que necesita México es inversión, inversión, más inversión, porque si no hay inversión, aparte del estancamiento, no hay generación de empleo y actividad económica, ni posibilidades de progreso, ni mejores salarios. México, como ustedes saben, es un país turístico muy importante y la tarjeta de presentación que tiene una persona cuando llega a un país es el aeropuerto. Es muy importante tener un aeropuerto de calidad mundial, de clase mundial, que vean que México es un país en desarrollo con ambición de crecimiento, con intenciones de entrar ya al desarrollo. En mi opinión es un detonador, yo creo que lo único que podría comparar en los efectos para un país, fue el Canal de Panamá, cuando se le devuelve a Panamá, es un detonador como yo nunca he visto en una ciudad", resaltó el ingeniero Slim.

En conferencia de prensa, destacó que tan sólo su construcción representa una derrama de 60 mil millones de pesos en salarios y más de 120 mil millones de pesos en insumos.

Sin embargo, la proyección en una de las zonas más marginadas del país, donde ya habitan cerca de 5 millones de personas, no tiene precedentes.

"Creo que la discusión sobre el aeropuerto no debe ser si cuesta más o menos uno que otro, porque no es un coche lo que se está comprando, hay que ver no solamente la inversión que se va hacer sino qué efectos va a tener. Cómo va detonar el desarrollo económico, social y el empleo de la zona con mayor población marginada de la zona metropolitana, y por supuesto del país. Los cálculos hablan de 4 y medio, cinco, pero tendrá que diseñarse para que pueda  haber 8 o 10 millones de habitantes", añadió Slim Helú.

El ingeniero Slim destacó la certeza que se tiene en la transparencia del proyecto: "lo quiero dejar claro que nosotros tenemos códigos de ética muy estrictos tanto en FCC como en Sigsa y les puedo asegurar que no hemos nosotros sido partícipes en ningún momento de ninguna clase de corrupción y eso en su momento en la auditoría superior de la federación que corresponda lo podrá analizar a fondo".

Indicó que la suspensión del proyecto se traduciría en detener el desarrollo del país.

"Suspender el proyecto yo creo que es suspender el crecimiento del país, yo soy optimista, yo veo tantas cosas buenas, tantas cosas favorables que no se trata de comprar un coche más barato que otro o comprar otro más barato, es un proyecto trascendente. Ahora, si hay problemas de honestidad, que se castigue", abundó.

Detalló que el problema del hundimiento de Valle de México no lo provoca la construcción de la terminal portuaria, sino la sobre explotación de los acuíferos.

"Lo que hay que hacer es acabar con la sobre explotación, en tanto no se acabe con la sobre explotación va a ser un problema no solamente de que se hunda el aeropuerto, pueden hundir a la ciudad, hundirla en el sentido de que no va haber agua, es la sobre explotación del acuífero", resaltó.

Aseguró que la funcionalidad de la nueva terminal también abre la posibilidad de detonar un desarrollo integral en los terrenos de la actual aeropuerto.

"Todo esto es desarrollo inmobiliario de alto nivel, son hoteles de cinco estrellas, oficinas, departamentos, es el Paseo de la Reforma B, no va a ser igual de costoso y valioso que éste, pero va a ser una reforma muy importante, son 500 mil metros y échale para arriba son 20 millones de metros", aclaró.

Indicó que en este otro proyecto no existe un interés particular de inversión, pues lo importante es que se realice y no quienes son los inversores.

Con Uno, Rubén Rojas.